Acto contra el adoctrinamiento escolar en Manresa

El pasado 4 de febrero se celebró en Manresa un acto, manifestación previa incluida, contra el adoctrinamiento en las escuelas catalanas. La lluvia y el mal tiempo no impidieron que miles de personas mostraran su hartazgo por el indignante adoctrinamiento político que tienen que padecer los alumnos catalanes en los centros públicos y buena parte de los privados, una situación absolutamente inaudita en cualquier país de nuestro entorno. 

Encabezaban la manifestación 4 docentes que se han distinguido en esta batalla por una escuela que no socave la dignidad de profesores y alumnos:  Antonio Jimeno, presidente del sindicato AMES, Francisco Oya, presidente de Profesores por el Bilingüismo, Josep Alsina, presidente de la asociación Somatemps y Antonio Robles, uno de los fundadores de C’s y lider de dCIDE. Con ellos marchó también e intervino el conocido empresario y deportista Alvaro de Marichalar.

Ofrecemos a continuación el texto íntegro de la intervención de nuestro presidente, así como dos videos, que incluyen un resumen y el acto completo, respectivamente. Con nuestro agradecimiento a los compañeros de Las Voces del Pueblo.

 Intervención de Francisco Oya desde 13′ 35 ”

 

Queridos amigos y compatriotas

Estamos aquí porque queremos una escuela pública que respete a los alumnos, los forme y no los adoctrine, reconozca su lengua materna -máxime cuando es la oficial del Estado- y devuelva la patria potestad a los padres, arrebatada en la práctica durante los últimos 35 años por el sistema educativo catalán.  Una escuela que recupere la dignidad de los profesores, reducidos por el separatismo a la triste categoría de comisarios políticos. Que fomente la unidad y el afecto entre compatriotas en lugar de la división y el supremacismo.

Son estos objetivos a los que no puede renunciar jamás la ciudadanía de un país, y por los cuales venimos luchando sin descanso. En este largo combate nunca le hemos preguntado a nadie cual era su religión o su opinión política, su origen familiar, social o geográfico, su posición económica o profesional. Eso sólo lo hacen los separatistas. Sin embargo, medios permanentemente subvencionados por las fuerzas políticas que nos han llevado al borde del abismo, que han callado durante décadas ante la conculcación de derechos culturales elementales; ante  la promoción del odio, el supremacismo y el adoctrinamiento en la escuela; ante el latrocinio constante y la incompetencia de los políticos que les subvencionan; que han promocionado a terroristas como Arnaldo Otegui o Carles Sastre; estos medios, repito, tienen la desfachatez de pretender repartir carnets de demócrata y señalarnos a nosotros con quien podemos o no compartir el espacio público para reclamar derechos elementales en una sociedad abierta.

             Intervención de Francisco Oya desde 1 h 2′ 40”

Pues bien, hay que decirles a estos chicos de los recados de la oligarquía que sólo nos importa la recta intención, la honestidad y la combatividad de nuestros compañeros de lucha. Porque todos somos hijos de una antigua Nación, renovada en un estado plenamente democrático, compatriotas hermanados que hemos salido a la calle, después de un largo tiempo de silencio, y desenvainamos la espada cívica que no volveremos a envainar hasta que nuestros derechos hayan sido plenamente restaurados. Agrupémonos todos en la lucha final contra la oligarquía más corrupta y más hipócrita de Europa, sin distinción de credo, origen geográfico, situación social o nivel profesional, para desmontar su sucio tinglado.

Para terminar, quisiera deciros una cosa. Soy profesor de Historia desde hace más de 30 años en institutos de la provincia de Barcelona. He visto con impotencia cómo se inculcaba a los alumnos falsedades históricas y se les privaba del uso de su lengua materna a fin de integrarlos en un proyecto político de raíces totalitarias. Reconozco haber sentido en ocasiones un profundo desánimo y la sensación de que todo estaba perdido. Pues bien, hace pocos días, uno de mis alumnos de 2º de Bachillerato, universitario en ciernes, que ha sido adoctrinado en centros públicos durante toda su vida escolar, me abordó en el pasillo durante un cambio de aula y me preguntó sin rodeos. “¿Es cierto que durante la presidencia de Lluís Companys fueron asesinadas más de 8.000 personas en Cataluña?”. Yo le contesté en su misma forma directa, sin pelos en la lengua: “Efectivamente, así es; la información que tienes es correcta”. El replicó: “Mi padre me lo había dicho; yo pensaba que mi padre mentía”. Su padre no había mentido a este chico, pero otros sí lo han hecho durante años y años. Sin embargo, como dijo Abraham Lincoln, no se puede engañar a todos todo el tiempo, y esa generación está ya empezando a levantarse para exigir explicaciones y responsabilidades a los que tanto daño intelectual y afectivo les han hecho.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s